Protección solar para cada tipo de piel

¿Cuál es la protección solar adecuada para el fototipo de mi piel? Esta es la pregunta que todo el mundo se hace cuando comienzan los días cálidos de verano. La radiación ultravioleta afecta de forma distinta a los diferentes tipos de piel. En nuestra guía sobre protección solar, encontrará la protección adecuada para cada fototipo, además de consejos para aliviar las quemaduras producidas por el sol.

 

Summer Scents Beach Look crema-solar Protección solar para el cabello Protección solar para cada tipo de piel Información de interés: en caso de quemaduras solares

Ante todo: La protección solar es esencial en los días soleados. Para su rutina diaria, utilice una crema hidratante con factor de protección solar. Esta protegerá su piel de la radiación ultravioleta mientras se encuentre andando por la calle, por ejemplo. Si, de otro modo, planea pasar el día al sol, deberá utilizar un producto con LSF 50 para ofrecer la mayor protección a su piel.

¿Cuál es la función del LFS?

 

El factor de protección solar permite prolongar el tiempo de exposición segura al sol de cada fototipo. Mediante la aplicación de un producto con LSF, se multiplica el tiempo de exposición segura al sol. A continuación, puede ver la capacidad de adaptación al sol de cada fototipo:

 
Hauttyp 1

Fototipo I: Pieles muy claras

El fototipo I suele lamentarse de no broncearse nunca en verano. Sus características principales son, además del color rojizo del cabello, ojos claros y gran cantidad de pecas. Este fototipo es muy propenso a sufrir quemaduras solares. Su límite de exposición al sol sin protección oscila entre los 3 y 10 minutos. Se le recomienda utilizar una crema solar con un factor de protección muy alto.

Hauttyp2 2

Fototipo II: Pieles claras

Sus características son: cabello rubio, ojos claros, tez clara y, a menudo, pecas. Las personas de piel clara suelen quemarse con relativa facilidad y apenas se broncean. Soportan una exposición máxima al sol de entre 10 y 20 minutos. Cuando se aplican LSF 20, cuentan con protección durante un máximo de 400 minutos. Esto corresponde a 6 horas, al cabo de las cuales deberán aplicarse crema de nuevo.

Hauttyp 3

Fototipo III: Pieles intermedias

El fototipo III se caracteriza por un tono intermedio de piel, ojos claros o marrones y cabello castaño o rubio oscuro. En verano, rara vez sufren quemaduras solares y se broncean con facilidad tras el baño de sol. La exposición máxima al sol es de 20 a 30 minutos.

Hauttyp 4

Fototipo IV: Pieles oscuras

El último fototipo se caracteriza por el cabello castaño oscuro o moreno, así como por los ojos y la tez oscuros. Durante el verano, no sufre quemaduras solares y se broncea tan pronto como le llega el primer rayo de sol. Soporta una exposición al sol sin protección de aproximadamente 45 minutos.





Fundamental para todos los fototipos:

 

Independientemente del fototipo de su piel, deberá utilizar un producto «after sun» tras la exposición a la radiación ultravioleta, con el fin de cuidar la piel y ayudarla en su regeneración.

 

Protección solar para el rostro

Al contrario de lo que ocurre con el resto del cuerpo, la cara no cuenta con la protección de la ropa. Esto significa que nuestro rostro se encuentra permanentemente expuesto a la radiación ultravioleta. Por este motivo, la piel de su rostro necesita una protección solar especial, incluso en los días nublados.

Descubrir ahora

¿Qué crema solar es la más adecuada para el rostro?

La piel del rostro es distinta a la del resto del cuerpo. Se trata de una piel mucho más fina y delicada. Por tanto, también aquí resulta esencial hacer una distinción entre los distintos tipos de piel. Las cremas de protección solar especiales para el rostro están compuestas de otros ingredientes, de los cuales resulta también una consistencia distinta. Por ello, estas cremas se absorben más rápidamente, se aplican con más facilidad y cuentan con propiedades muy específicas. Además, las cremas de protección solar para el rostro pueden contar con nutrientes adicionales, como las vitaminas C, A y E, que protegen la piel contra los radicales libres.

Descubra la protección solar más adecuada para la piel de su rostro:

 

> Piel grasa: Para las pieles grasas y mixtas, recomendamos el uso de una crema solar no comedogénica. Las cremas sin perfumes ni extractos de algas resultan efectivas y eficaces.

> Piel seca: La piel seca necesita hidratación. Por ello, necesitará una crema solar hidratante para el rostro. La elección perfecta es una emulsión de agua en aceite.

> Piel sensible: En este caso, se recomienda elegir una protección solar sin perfumes, sin alcohol y sin conservantes. Elija una crema solar con filtro mineral.

> Piel normal: Si tiene una piel normal, no deberá tener nada especial en cuenta y podrá elegir el producto que desee.

 

Los problemas de piel, como el acné, precisan de una protección solar especial.

El acné y otras enfermedades inflamatorias de la piel requieren siempre un cuidado especial, por lo que también deberá tener precaución al elegir la protección contra el sol. Si padece de acné, le recomendamos que no utilice cremas clásicas ni las conocidas leches solares. En estos casos, lo ideal son los productos con consistencias tipo gel. Los productos resistentes al agua favorecen la acumulación de grasa en la piel, por lo que tampoco resultan recomendables. Por el contrario, las fórmulas no comedogénicas luchan contra las impurezas, de modo que estas no obstruirán los poros.

Crema solar contra el envejecimiento

 

La radiación ultravioleta favorece la formación de arrugas y la aparición de manchas. Con la incorporación de una crema solar en su rutina diaria, evitará las arrugas y la aparición de manchas provocadas por el sol. La luz solar dificulta la regeneración de la piel, de modo que, utilizando una crema solar u otro producto con filtros UV podrá contrarrestar los efectos nocivos de la radiación ultravioleta.

 

Con este consejo, integrará de forma óptima la crema solar a su rutina de belleza diaria.

Aquí, el orden correcto es la clave para el éxito. Comience con la crema hidratante; a continuación, aplique la protección solar y concluya aportando a su rostro el toque final con el maquillaje diario.