Cuidado a partir de los 50 años

Paso 1 - Limpieza: las pieles maduras deben tratarse con un limpiador suave que no despoje a la piel de sus aceites naturales ni la irrite, dejándola seca y sensible.
Descubrir ahora

Paso 2 - Peeling: nosotros estamos a favor del peeling. Eso sí, ¡todo en su justa medida! Las células muertas de la piel pueden eliminarse fácilmente con exfoliantes suaves que contengan ingredientes calmantes como las ceramidas y la manzanilla.
Descubrir ahora

Paso 3 - Masaje: este paso es totalmente transformador en las pieles maduras. Ayuda a modelar los músculos faciales (mejillas y huesos de la mandíbula), reduce la retención de líquidos, mejora la circulación sanguínea y la renovación celular, tonifica los tejidos y aumenta la producción de colágeno. Puedes hacer el masaje con las yemas de los dedos o con una herramienta de estimulación.
Descubrir ahora

Paso 4 - Hidratación: ¡hidrata, hidrata, hidrata! Las líneas finas y las arrugas profundas se hacen mucho más visibles debido a la disminución de los niveles de ácido hialurónico. Por lo tanto, recuerda utilizar cremas y sérums con ácido hialurónico, ya que es necesario para restaurar y conservar la hidratación celular.
Descubrir ahora

Paso 5 - Arrugas e hiperpigmentación: ¡el ingrediente milagroso para este problema es el retinol! Aplicado superficialmente, este ingrediente favorece la renovación de la piel y aclara su tono. Además, el retinol también favorece la producción de colágeno.
Descubrir ahora

Paso 6 - Mascarilla facial: las mascarillas aportan un toque adicional de hidratación. Si quieres conseguir un cutis más liso y firme para una ocasión especial, te recomendamos una mascarilla que reafirme tu piel. También puedes utilizar mascarillas refrescantes para reducir la hinchazón.
Descubrir ahora